El baño

Una experiencia sensorial y emocional

 

El baño del bebé es una de las primeras experincias mas placenteras que comparten padres e hijos. Es un momento de comunicación corporal y de máxima atención en un periodo en el que lo habitual es que estén somnolientos o totalmente Ya es dormidos.
Es importante lograr un ambiente agradable, una temperatura acorde al bebé, una luz tenue, disponer de todos los elementos que necesitamos y la toalla cerca para que no pase frío al salir…
Quizá sea la primera acción en la que asumimos nuestra responsabilidad como padres, es normal que tengamos sentimientos de inseguridad y de miedo a lastimarlo. Todavía tiene la pinza del ombligo e incluso secar los pliegues de la piel nos parece una labor de relojero.
En esta situación comenzamos a asumir nuestro papel activo y a sentirnos orgullosos de ser capaces de atenderlo. Crece nuestra confianza y nos prepara para ir adquiriendo nuevos objetivos.
En cuanto al bebé, ha pasado en una semana de estar en un entorno superprotegido a nivel sensorial (luz, ruido, temperatura, sonidos familiares, flotación) a otro entorno completamente diferente y muchísimo más intenso, donde ya no puede moverse con total libertad, luchando con la gravedad. Con esta premisa, debemos plantear el baño como un tiempo lento y suave en el que podemos disfrutar de cada gesto con ternura y en el que casi lo de menos es la limpieza y lo prioritario la vivencia.
Habremos conseguido hacer de esta actividad higiénica una experiencia sensorial rica y una relación emocional íntima y positiva.

SERVICIOS

Masaje infantil

Desarrollo armónico

Estimulación temprana

Prematuros

Mamá Canguro

Contacto Piel a Piel

Proyecto Abrazadores

Nominación al Cordobez del Año por Diaro La Voz

Talleres para padres y bebé

Ciclos de Encuentros por la infancia